Harvey’s Cocktail Bar: Un paseo por la América de los 50

Bares, Madrid, Spirits

Que los años 50 no pasarán de moda en la vida es un hecho. Cada vez nos encontramos en las ciudades más locales ambientados en la dorada década de la mitad del siglo XX, centro de reunión de nostálgicos, rockabillies y tatuadas pin ups. Y casi desapercibido, entre los barrios de Malasaña y Chueca, en la misma calle Fuencarral se encuentra uno de esos templos del recuerdo donde la coctelería juega en otra liga. Hablamos del Harvey´s Cocktail Bar.

El Harvey’s te recibe a media luz, casi entre dos aguas entre un motel clandestino de la ruta 66 y un burdel de lujo de los que rodeaban el mítico Moulin Rouge, con sus sillones de cuero granate y sus mesas dinner, todas abarrotadas de gente. Y es que, a pesar de que el reclamo son los maravillosos cócteles, nadie quiere perderse sus hamburguesas o su tarta de calabaza casera. Cuando el local no está muy lleno, tiende a estar la música un poco alta, pero es bastante llevadero a pesar de todo.

Sin duda al Harvey’s Cocktail Bar lo podemos definir desde su amplia carta de cócteles de autor, con más de una docena ni más ni menos. Además, siempre es de agradecer la atención personalizada por parte del barman, siempre predispuesto a aconsejar y a personalizar por cliente. Entre las muchas peticiones, siempre hay dos de ellas que destacan frente al resto. Por un lado «For the good times», una mezcla que causa furor entre los más jóvenes y que se basa en una mezcla de diversos rones, agua de azahar, té verde y zumo de limón. Aunque sin duda, el cóctel más demandado es el «Invisible Harvey», con vodka, limón verde, marrasquino, Drambuie y jengibre, toda una explosión de sensaciones para los que les guste el rock & roll.

el invisible

ct

Claro que si lo que quieres es continuar después las copas, los chicos de Harvey’s también llevan el mítico In Dreams, doblando la esquina y bajando por la misma calle San Mateo. In Dreams es la versión gamberra de Harvey’s, donde la Norteamérica de mediados de siglo sigue siendo protagonista. Es el lugar perfecto para los que pasan de cócteles y prefieren tomar su copa de siempre o una simple cerveza mientras escuchan un poco de música. Y ya después, lo que el cuerpo pida.

Last modified: 31 enero, 2017